Bienvenidos al norte

10 Sep

Desde que tengo uso de razón he pasado mis veranos en el norte, en las Rías Baixas para más señas. Hasta que no fui una universitaria con ganas de fiesta loca, no pisé las playas de
Levante y las del sur las vieron mis ojos bien cumplidito el cuarto de siglo, cuando empecé a compartir veranos con un Tripadre de orígenes gaditanos.

Con los años me he dado cuenta que lo que tú ves normal no lo es tanto cuando vas de visita de la meseta para abajo.

Recuerdo que cuando éramos novios y Tripadre veraneaba en Conil, siempre le preguntaba cuando hablábamos por teléfono (desde la cabina del bar #ojocuidao) qué tal tiempo hacía. Él obviamente alucinaba: “¿Pues cómo va a hacer?? ¡¡bueno!!!”.

Y es que cuando uno se levanta en el norte, lo primero que hace antes de quitarse las legañas y dar los buenos días a su madre, es mirar por la ventana. Es un acto reflejo.
Un tema de crucial importancia ya que de lo que veas dependerá el planteamiento vital que hagas del día que se presenta.

Si hace un sol radiante, aunque lleve así desde hace una semana, aprovecharás a tope y no moverás el culo de la playa más cercana porque quién sabe lo que ocurrirá mañana o el tiempo que hace 10 km más al oeste. Ante la duda, no nos moverán.

Si está nublado, tranquilidad, que no cunda el pánico. Es probable que “abra” ( concepto muy galego sinónimo de despejarse o escampar) y acabes en la playa igualmente. Un día gris en el norte puede dar para mucho, así que hay que salir de casa con las chanclas y la sudadera. Y chimpún. A Tripadre le ha costado unos añitos pillar este concepto y antes en cuanto veía dos nubes me montaba un plan cultureta. Ahora ya sabe que en el norte se va a la playa con jersey y que en algún momento de verano es probable que acabes envuelto en una toalla a modo de manta. Y tan a gusto oye.

¿Y qué pasa si de verdad hace malo y llueve, truena y relampaguea? Siempre tendremos un plan alternativo, y no, no es descubrir el románico de la provincia de A Coruña. Es COMER. Es más que seguro que en 5 km a la redonda tengas una feria del pulpo, de la cigala o de almejas a la marinera. Da igual, en cualquiera de ellas comerás de cine y por dos duros.

Los hábitos playeros también cambian del norte al sur. A mí me hicieron los ojos chiribitas cuando en Cádiz vi gente vendiendo latas de cerveza o los tenderetes que se montan en la playa, que no les faltaba de nada, mesas, sillas, neveras portátiles por doquier… hasta una tele vi, lo juro. En el norte este despliegue sería digno de pararse a hacerle una foto cuanto menos.

El tema del agua y su baja temperatura trae cola cuando hablas de veranear en el norte. Y sí, no lo voy a negar, hay días que sufres un paro cardíaco al meter el pie en la orilla pero ¿y lo que revitaliza? Sales del agua con el cuerpo y la mente oxigenados, ves con más claridad el mundo que te rodea. En ese momento hasta podrías montar un mueble de Ikea sin instrucciones si te lo propusieras. Es casi como tomarte la pastillita de Matrix. Además, si creces bañándote en aguas norteñas no habrá océano que se te resista. Serás de esas personas que no titubean a la hora de lanzarse a la piscina y si pruebas la del Mediterráneo… en fin… No podrás llamar a ese caldo “mar” (no se me ofendan por favor).

El desnudo integral merece un punto aparte. Al menos en la playa a la que voy, una chica en top-less da tema de conversación a medio pueblo. No estamos acostumbrados, será porque el agua está muy fría o porque corre el airecillo pero no es lo más habitual mostrar tu “personalidad”. Esto también incluye a los niños, no os vayáis a creer. En el norte lo de los churumbeles revolcándose en la arena como Dios los trajo al mundo como que no mola. Claro que por otro lado, ponle tú un pañal a tu criatura y entre 5 y 10 señoras se te acercarán para decirte “¡sácale el pañal al niño que se le va a irritar el culo!” (Nota aclaratoria: en gallego la ropa se saca en lugar de se quita y las fotos se quitan en vez de sacarlas). Así que no te queda otra que ponerle el bañador en plan comando, intentar controlar cuál es su hora “All Bran” y rezar a todos los santos para que el asunto se reduzca a aguas menores. La combinación del agua con ciertos deshechos humanos, no es buena, lo puedo asegurar.

También es distinta la maleta que uno hace cuando va hacia arriba o hacia abajo. Si pones rumbo al norte no puedes olvidar algunos imprescindibles como los calcetines, los vaqueros, unos zapatos o zapatillas que se puedan mojar y cómo no, el chubasquero.  Reconozco que cuando voy a destinos más calurosos me cuesta no meter una chaquetita por si refresca. Algunos verán como un inconveniente esto de “abrigarse” en pleno verano, pero pocos placeres hay comparables a taparte con tu edredón una noche de agosto.

El norte engancha; ir al cine o sacar los Playmobil de cuando era pequeña se convierten en planazos mientras fuera llueve a cántaros y si está nublado hacemos excursiones, sacamos las bicis o jugamos al fútbol en la playa (con sudadera, eso sí).

Pero los adictos al norte también somos humanos y apreciamos una semana de paz interior sin necesidad de mirar al cielo a lo Escarlata O’Hara implorando a esa nube gigante que se eche a un ladito.

Así que aunque sea por unos días, la Trifamily pone rumbo al sur, a comer pescadito frito, beber una Cruzcampo tumbados en la arena y ver atardeceres de los que te dejan sin respiración.

IMG_4666.PNG
Sé que estos chicos no pegan ni con cola, pero me han salido en Google-imágenes y no me he podido resistir… Qué recuerdos…

Anuncios

14 comentarios to “Bienvenidos al norte”

  1. Noemí - Three Girls One Beard septiembre 10, 2014 a 8:25 am #

    Me encantan esas comparaciones porque las he tenido mil veces con amigos del Norte. Y es que en la Costa Brava, esa a la que amo, hay una mezcla de las dos cosas. Es distinta, la mires por donde la mires. Un beso, guapi!

    • trimadre septiembre 10, 2014 a 9:14 am #

      Por allí no he ido, lo tengo pendiente! Un año estuvimos en Girona de calas y nos encantó pero no teníamos niños 😜

  2. paula sd septiembre 10, 2014 a 10:20 am #

    Jajajajajaja. Has descrito mis vacaciones, que cada año terminan con un “el año que viene a Denia”.pero no……viva el norte!!!!

    • trimadre septiembre 10, 2014 a 11:44 am #

      Es que si no vamos es como si no fuera verano, verdad? Será la morriña.. 😘

  3. Marta septiembre 10, 2014 a 12:04 pm #

    Pero vamos a ver, cuántas vacaciones tienes??? Está muy bien eso de “un ratito” al norte, “otro ratito” al sur. Aquí, como tenemos microclimas, puedo elegir sol o viento, dependiendo de adonde vaya 😉

    • trimadre septiembre 10, 2014 a 2:06 pm #

      Jajajaja me fui dos semanas en julio, me quedaba una!! Qué suerte tenéis por allí, casi vamos este año pero al final los vuelos disparaban los precios 😦

      • Marta septiembre 10, 2014 a 2:11 pm #

        Si, incluso para nosotros, viajar entre islas, está por las nubes

  4. LaVir septiembre 10, 2014 a 10:35 pm #

    A disfrutar familia!!!! Y a ver si podéis también descansar un poquito jeje aunque eso será un pelín más difícil!

  5. Cris septiembre 11, 2014 a 6:59 am #

    Ay cuanta razon tienes Ana!!!! Para mi tambien un verano sin Galicia no es verano!!!! Y “se chove que chova”, jeje

  6. Irene MoRe septiembre 12, 2014 a 8:30 am #

    Bueno, pues creo que acabo de confirmar que jamás iré al norte en verano. Lo siento, pero yo en verano necesito sol, calor, agua tibia y chicas haciendo topless y enanos con el culo al aire.
    Dejaré la visita para otra época del año.

    • trimadre septiembre 12, 2014 a 10:31 am #

      Claro que sí! Cada uno tiene que ir donde se sienta q gusto. Yo reconozco que irte una semana y que te llueva es una gracia pero a mí me encanta… Besos!

  7. remorada septiembre 13, 2014 a 4:38 pm #

    no conozco galicia, pero yo también me saco la ropa! mejor dicho, me la dejo puesta a menos que haya un motivo de gran interés… pero no me la quito! ;P

    • trimadre septiembre 13, 2014 a 7:19 pm #

      Jajaja no me digas? Y las fotos también se quitan? Tienes que ir a Galicia, temperatura ideal para ti 😉

  8. diariodeunamadreenpractica septiembre 27, 2014 a 8:03 pm #

    ¡Ay, cómo te entiendo! Yo vivo el Norte como tú. Siempre he veraneado entre Galicia y el Sur de Francia. Aprovecho para hacer turisteo de compras y “artesanía” si llueve. Alguna excursión familiar que se repite cada año a tomar chocolate con churros o a comer esa mega-tortilla…
    El problema vino cuando conocí el Mediterráneo por el Padre en Prácticas… No puedo ir más allá de mayo o antes de septiembre. No soporto el calor, la humedad calurosa, el agua caldorra, la arena que quema, las noches sin poder dormir empapada de sudor… Me muero por ponerme una chaqueta al volver de la playa!!! Así que sepas que es compartido tu sentimiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Three Girls One Beard

Three Girls One Beard

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

mamasenapurosblog

El blog para las mamás como tú

desmadreando

Just another WordPress.com site

Blog de una Mama Diseñadora

Impresiones de una mamá y diseñadora full time

Educando al Bicho

El blog de un bicho que es madre o de una madre que es un bicho, según se vea

Remorada y el Sr. Torres

Historias ilustradas de una limeña y un catalán que comparten morada en Barcelona.

Había una Pez

¡Con lo que yo era! Trucos&Consejos contados con humor: para mamás y bebés... venga, para papás también!

Entremadres

Un espacio para madres como tú

LA MAMÁ ROBINSON

Blog de mamá Robinson

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

El sofa amarillo

diseñamos momentos

vaninasblog

En el lio de ser madre.

boticaria garcia

De salud, nutrición y otras pócimas

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

Con botas de agua

En busca del lado creativo de la vida

La niña sin nombre

Aventuras de la niña sin nombre en su globo volador y su malamadre

A %d blogueros les gusta esto: