Archivo | octubre, 2013

The unhappy hour

28 Oct

Las 7:30 pm. Esa hora a la que los que no tienen hijos salen del curro y se van a un after-work a tomar un GinTonic porque es martes y ellos lo valen. Esa hora a la que se petan los gimnasios. Esa hora a la que, increíblemente, hay mujeres en los probadores de Zara. A esa hora empieza la vida para muchos.

Pero para las #malasmadres la cosa es bien distinta. Puede que estés en el parque o jugando con plastilina en la mesa de la cocina. Miras el reloj de reojillo y piensas “venga va, 5 minutos más”. No, no lo haces por ellos en plan “qué bien se lo están pasando”, lo haces por ti, confiesa. En 3, 2, 1… empieza la guerra.

Es la peor hora del día, Y LO SABES.

La idea que una tiene de la hora del baño es muy distinta cuando aún no tiene niños. ¿Será culpa de los anuncios de Johnson’s Baby y Nenuco, donde todo son sonrisas, masajitos, miradas embelesadas y pompas de jabón flotando in the air? Cierto es que el engaño dura poco. El primer día que bañas al bebé en casa al volver del hospital cae el mito. Los padres primerizos parece que estemos manejando material inflamable y en el ambiente, lejos de ser relajado, se masca la tragedia… ¡el agua está muy fría! , ¡no le cojas así!. Nervios y hormonas a partes iguales. Por no hablar del despliegue de medios, que podríamos operar a alguien a corazón abierto encima del cambiador sin ningún riesgo (gasas, tijeras, alcohol de 70º,  suero en cantidades industriales…). Lo del masaje se deshecha en el acto ya que esa criatura que se ha puesto roja como una gamba no para de berrear, con lo que se decide acabar con el tema cuanto antes.

Bueno, vale, uno de cada 100 puede que sea así de idílico...

Bueno, vale, uno de cada 100 puede que sea así de idílico…

El caso es que ya desde del primer momento te das cuenta que de relax no tiene nada, pero te lo han grabado a fuego: la hora del baño es vital para el bebé, para que duerma mejor, coma mejor y viva más años. Tanto es así que se nos nubla la razón y hacemos cosas absurdas…

Amigos sin-hijos: “¿Venís a ver la final del Mundial a casa, así podéis traer al niño?”

Monopadres: “Uy, no podemos, es que es a la hora del BAÑO”.

Con los años, y el número de hijos, te das cuenta que el baño diario está sobrevalorado y tu umbral de tolerancia a la suciedad aumenta exponencialmente. Pero lo que no cambia es el estrés del momento. Según crecen empiezan las peleas por introducirlos en la bañera y posteriormente para sacarlos. Claros ejemplos de bipolaridad infantil son los famosos “no me quiero bañaaaaaaaaaaaaar” seguidos de los “no me quiero saliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiir”. Una vez que consigues convencerles o en su defecto congelarles quitando el tapón, empiezan los ataques de locura transitoria. Los niños que hace diez minutos estaban llorosos y agotados, parece que se han tomado un RedBull. Es verse fuera del agua y en pelota picada y empezar a correr por toda la casa o saltar encima de la cama. Una, que a esas horas no suele estar para tonterías, empieza a impacientarse por la actitud insurrecta de sus churumbeles y las amenazas y bocinazos hacen su aparición.

Es el momento de encomendarse a Disney Channel o recurrir a técnicas de inmovilización para conseguir ponerles el pijama. Una vez logrado el objetivo, puedes dejarles hipnotizados ante la tele un rato mientras preparas la cena. En esos minutos de soledad cocinera, mientras rezas porque la paz reinante se la debas a Dora la Exploradora y no a alguna fechoría silenciosa, te recompones del primer asalto y te preparas psicológicamente para el segundo round, lo que no es moco de pavo si tenemos en cuenta que estás empanado un filete o si es tu día de suerte, programando el microondas.

Si el menú es del gusto de los mini-chefs, en media hora puede que hayas superado la Fase 2 pero si están de no (“no me gusta”, “no quiero”, “no tengo hambre”, etc) habrá que sacar la artillería pesada. Como toda #malamadre que se precie, te preguntas cómo de importante es que se coma esos dos trozos de tortilla mientras observas las agujas del reloj avanzando impasibles. Hay días en los que te autoconvences de que la fruta diaria tampoco es fundamental (mira los esquimales, ni la catan y ahí siguen tan contentos) y decides sacar las natillas de chocolate, apuesta segura donde las haya.

Una vez pasado el trámite de la cena con mayor o menor éxito, no hemos terminado, no señores. Aún nos quedan los “lavaos los dientes”, “así no, un ratito más”, “haced pis”, “¿seguro que habéis hecho pis?”, “a la cama YA” aderezados aquí y allá con los “es la última vez que lo digo” y “a la de 1, a la de 2…”. Por supuesto serán ágilmente contraatacados por los “otro cuento más” o como diría La Rubia el ultimitísimo de verdad, y los “tráeme agua”, “quédate un poquito plis plis plis” (daños colaterales del bilingüismo, ejem) y el nunca pasado de moda “¡mamiiiii veeeeen!”.

Cuando casi has perdido toda esperanza, te duelen hasta las pestañas, no sientes las piernas y el solo hecho de pensar en volver a recorrer el pasillo te produce urticaria… Entonces… Llega él.

Por fin.

EL SILENCIO.

Buenas noches.

P.D. Puedes unirte al Club de las Malasmadres en Twitter @malasmadres o o facebook. Ésta es su web: www.clubdemalasmadres.com

malasmadres

Anuncios
CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Three Girls One Beard

Three Girls One Beard

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

mamasenapurosblog

El blog para las mamás como tú

desmadreando

Just another WordPress.com site

Blog de una Mama Diseñadora

Impresiones de una mamá y diseñadora full time

Educando al Bicho

El blog de un bicho que es madre o de una madre que es un bicho, según se vea

Remorada y el Sr. Torres

Historias ilustradas de una limeña y un catalán que comparten morada en Barcelona.

Había una Pez

¡Con lo que yo era! Trucos&Consejos contados con humor: para mamás y bebés... venga, para papás también!

Entremadres

Un espacio para madres como tú

LA MAMÁ ROBINSON

Blog de mamá Robinson

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

El sofa amarillo

diseñamos momentos

vaninasblog

En el lio de ser madre.

boticaria garcia

De salud, nutrición y otras pócimas

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

Con botas de agua

En busca del lado creativo de la vida

La niña sin nombre

Aventuras de la niña sin nombre en su globo volador y su malamadre

A %d blogueros les gusta esto: