Diez cosas sobre los despertares nocturnos

27 Feb

Durante estos últimos cinco años los Tripadres nos hemos hecho expertos en despertares nocturnos. En principio parecerían todos iguales, el niño se despierta y te toca levantarte. Punto. Pero de eso nada. Hay todo un mundo detrás de cada espabilamiento in the middle of the night. Aquí os presento la clasificación que he realizado basándome en un estudio realizado en 108.724 casos prácticos, en tres individuos de 0 a 5 años, tomados de uno en uno, dos en dos e incluso tres en tres.

1. El despertar “necesidades básicas”: Un clásico. Aquí se engloban los típicos “mamá pis”, “papá agua”. Nosotros hemos probado a poner el agua encima de su cogote, biberones antigoteo en la cuna, dejar encendida la luz del pasillo y hasta hacer un caminito fluorescente hasta el baño como en los aviones… pero nada. Siempre nos llaman. Luego dirán que no tenemos comunicación con nuestros hijos. Entra en la categoría de despertares breves.

2. El despertar “chupete”: Es cuando tu pequeño decide que necesita imperiosamente succionar y no encuentra con qué a pesar de que le has acostado con una docena de chupetes distribuidos estratégicamente por toda la cuna. Aún así, te toca ir y poner fin a su sufrimiento. Está comprobado que el incremento en el número de chupetes no disminuye el número de despertares. Sólo conseguirás que se levante con la palabra Nuk tatuada en el moflete. Suele ser de corta duración.

3. El despertar “enséñame la leche”: Cuando el despertar “chupete” se prolonga en el tiempo, seguramente el lactante necesita algo más consistente que la silicona/caucho para calmarse. Sabe lo que quiere y lo quiere YA. Hagas lo que hagas ya vas tarde. Para mini-wini tengo la infraestructura preparada en la cocina para que la duración sea mínima. Leche en polvo dosificada y biberón lleno de agua. Sólo queda darle al play del microondas y en 30 segundos está listo. Este despertar aunque es propio de menores de un año no debemos descartarlo en los mayores. Una vez La Rubia me pidió un plato de macarrones a las 3 am. Palabrita. De duración media-larga según se nos dé la toma.

4. El despertar “vacilón“: Es aquel en el que los padres se encuentran durmiendo plácidamente cuando escuchan el llanto o llamada del retoño. Con gran esfuerzo por su parte, uno de los progenitores se levanta de la cama y cuando va por mitad de pasillo, el reclamo en cuestión cesa. A veces llegas hasta su cama para encontrártelo durmiendo como un bendito. El padre o madre, regresa al calor del sobre, se tapa y se acomoda de nuevo cuando de repente, se vuelve a oír. Con insistencia. La “rellamada” nunca ocurre antes de que te hayas vuelto a acoplar en tu cama y cerrado los ojos. Jamás. Se repite la misma jugada mínimo otras tres veces para desesperación de lo padres. En ocasiones puedes llegar a oír sus risas malévolas, pero es fruto de tu imaginación. De duración media que se hace muy larga.

5. El despertar “cazafantasmas”: Relacionado con las pesadillas y miedos que acechan a los churumbeles en la oscuridad de la noche. Por mucho que les pongo Monstruos S.A. no terminan de convencerse, y a partir de las 12 aparecen por mi casa lobos, leones y “señores” de dudosas intenciones. La duración es variable. A veces el asunto se resuelve rápido pero otras hay que quedarse a hacer guardia en la habitación no vaya a ser que vuelvan.

Aquí un grupo de padres listos para combatir monstruos y otras criaturas

Aquí un grupo de padres listos para combatir monstruos y otras criaturas

6. El despertar “Night Walkers”: En homenaje al anuncio de IKEA con el que me siento tan identificada. Se repiten todo tipo de despertares varias veces a lo largo de la noche, ya no sabes quién te ha llamado ni cuántas veces pero los tres sujetos suelen estar implicados. Te duermes donde caes, puede ser el sofá, la cama de La Rubia o la cuna del mini-wini. A eso de las 6 abres el ojo y no sabes ni dónde estás. En éste el Tripadre es experto.

7. El despertar “afterhour”: Es de esas noches en las que tu hijo se despierta a las 4 de la mañana como si hubiera dormido 12 horas. No le hables de dormir porque lo que él quiere es fiesssssssta. Yo he oído cosas como “ponme los Cantajuegos”, “vamos al parque”o “llévame al zoo”. La idea del infanticidio se pasea por tu mente. La duración es larga, muy larga, hasta que vuelves a meter en vereda al juerguista en cuestión.

8. El despertar “A palabras necias oídos sordos”: Si vuestros churumbeles son como los míos de esos que no callan ni debajo del agua, puede ser que también les dé por manifestar sus opiniones a altas horas de la madrugada del estilo “dámelo, que es mío”, “¡que digas la palabra mágica!” o “que no quiero irme todavía”. Tú que has salido de la fase REM a trompicones, vas hasta su vera con los ojos medio cerrados para acabar dándote cuenta que la conversación no es contigo. La duración también es breve.

9. El despertar “Tomasín”: Lo llamo así en honor al encantador niño de la peli “El Orfanato”. Estas veces El Mayor o La Rubia tienen a bien plantarse a la vera de mi cama cuando estoy como un tronco. Se quedan ahí parados mirándome hasta que me despierto. El susto que te pegas es de órdago. Es muy chungo que te den miedo tus propios hijos. Duración variable dependiendo de las intenciones del niño-espectro.

10. Despertar “La novia de Chucky”: En éste La Rubia es especialista. Si viviéramos en el siglo XII y no supiera que son terrores nocturnos, ya la habríamos llevado a exorcizar. Por mucho que lo cuente, esto es pa vivirlo. Te mira como si fueras la bruja de Blancanieves, si te acercas mucho te puedes llevar un mamporro y llora y grita que ni la Belén Esteban en Sálvame Deluxe. Así se puede tirar media hora hasta que despierta. También te suele dejar acongojado y siempre se te hace demasiado largo.

Lo más entretenido del asunto es que estos despertares son combinables entre sí en la misma noche y hasta pueden protagonizarse por distintas criaturas. Obviamente a más niños, más probabilidad de disfrutar de todos y cada uno de ellos en la misma noche.

¿Y vosotros? ¿Creéis que me dejo alguno?

Si os gustan las historias de Trimadre, dadle al botón de “Seguir” y recibiréis notificaciones de las entradas nuevas por e-mail. Y dejadme por aquí vuestros comentarios ¡me encanta leerlos!

Anuncios

3 comentarios to “Diez cosas sobre los despertares nocturnos”

  1. planeandoserpadres marzo 5, 2013 a 10:36 am #

    Es una clasificación muy completa y casi todo el mundo podrá sentirse identificado en alguno de los casos. Hoy nos hemos acordado de vuestro blog en el post diario http://planeandoserpadres.com/2013/03/05/the-best-blog-award-se-nos-llena-la-vitrina-de-trofeos/

  2. trimadre marzo 9, 2013 a 10:42 pm #

    Muchas gracias!! Ahora mismo me paso!!

  3. Diario de una Madre en Prácticas julio 18, 2013 a 2:56 pm #

    No sé si me he reído más al imaginarme al niño con la palabra Nuk marcada en la cara o con el Tripadre despertándose en sitios varios… Ja, ja, ja.
    ¿Por qué la obsesión de todos los niños con los lobos feroces? Yo también le pongo a Mayor Monstruos SA, pero sólo me ha servido para que pudiera diferenciar entre monstruos buenos y monstruos malos…
    Yo no he “practicado” aún todas, pero algunas sí las he sufrido y te puedo decir que el Padre en Prácticas ha desarrollado un especial arte para “adiestrar” a sus retoños y que se tomen el biberón ellos solos desde que dejan la lactancia a los 5 meses aproximadamente. No sé cómo lo hace, pero te aseguro que es sentir el biberón en sus manos y lo agarran como pueden y se lo sujetan solitos… Misterios de la ciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Three Girls One Beard

Three Girls One Beard

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

mamasenapurosblog

El blog para las mamás como tú

desmadreando

Just another WordPress.com site

Blog de una Mama Diseñadora

Impresiones de una mamá y diseñadora full time

Educando al Bicho

El blog de un bicho que es madre o de una madre que es un bicho, según se vea

Remorada y el Sr. Torres

Historias ilustradas de una limeña y un catalán que comparten morada en Barcelona.

Había una Pez

¡Con lo que yo era! Trucos&Consejos contados con humor: para mamás y bebés... venga, para papás también!

Entremadres

Un espacio para madres como tú

LA MAMÁ ROBINSON

Blog de mamá Robinson

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

El sofa amarillo

diseñamos momentos

vaninasblog

En el lio de ser madre.

boticaria garcia

De salud, nutrición y otras pócimas

Peineta, pintxos y mi monillo

El blog loco de una madre desquiciada

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

Con botas de agua

En busca del lado creativo de la vida

La niña sin nombre

Aventuras de la niña sin nombre en su globo volador y su malamadre

A %d blogueros les gusta esto: