Diez cosas positivas de la Operación Biberón

10 Feb

Se ha escrito mucho sobre las bondades de la lactancia materna, todas ellas ciertas y demostradas científicamente. Es lo mejor para el bebé, le pasas tus defensas, será menos propenso a alergias y enfermedades y es la alimentación más completa. Es lo mejor para la mamá, porque protege del cáncer de mama, ayuda a la recuperación post-parto y puede comerse todos los bocatas de Nocilla que le apetezca sin remordimientos. Pero la primera razón por la que he dado el pecho a mis tres retoños es simplemente porque me encanta. Desde que El Mayor se enganchó como si le fuera la vida en ello a los 2 días de nacer y con 2 kilillos de peso, yo también me enganché a esa sensación tan guay de sentir su calorcito piel con piel y su pequeña mano haciéndome cosquillas en la espalda. Tengo que reconocer que en está misión maternal del amamantamiento me ha acompañado la suerte. Será por mis genes gallegos, pero soy una central lechera con patas y no he sabido lo que es una grieta. Mucha gente te dice “Es que el pecho sólo se lo puedes dar tú” como si fuera algo negativo. Ay amigos. Es que eso es precisamente lo mejor del asunto para la que suscribe. Ser the one and only para mi criaturita y tenerlo todito pa’ mí.
untitled (13)
El caso es que por motivos de salud de la Trimadre que son de fuerza mayor, y muy a mi pesar, ayer fue el último día que le di el pecho a mini-wini. Con todo el dolor de mi corazón, me he visto obligada a romper esa relación de amor, ese tándem perfecto mini-wini/teti. Es cierto que no llevaban mucho tiempo juntos, pero su idilio estaba en su mejor momento. Atrás habían quedado los días de top-less perpetuo, tomas cada hora y media y esas peleas con el pezón de ni contigo ni sin ti. Ella lo era todo para él: su consuelo, su alimento, su quita-hipo, su anestesia para cualquier molestia que pudiera tener. Pero a pesar de todo, tuvimos que iniciar la “Operación Biberón”.

El destete forzoso es un asco. No hay por donde cogerlo. Si lo haces rápido es un horror y si lo haces despacio es prolongar el sufrimiento así que no sé qué es peor. Hemos pasado unos días muy divertidos en casa de la Trifamily. Por mi parte llevo dos piedras colgando y mantengo una relación amor-odio con el sacaleches. No lo puedo ni ver pero lo necesito para seguir viviendo. Me ha dolido todo a parte de lo obvio, los brazos, la espalda… Curiosas interconexiones corporales ligadas a nuestra condición mamífera.

Luego está la parte psicológica. Entre el lío hormonal y la pena mora que me invade, me ha costado varios días darle a mini-wini un biberón sin que me caigan lagrimones. Así que para animarme y subirme la moral he decidido pensar en diez cosas positivas de este mi nuevo estado de mujer no-vaca. Aquí van:

1. Hacer una pira con todos los sujetadores de lactancia. Prenda antilujuriosa donde las haya que además constituye un atentado contra la moda íntima. Ya sea en su versión corchete o ganchito, nunca atinas a la primera y acabas metiéndote mano a ti misma para poder cerrar la dichosa tapa. Encima son feísimos, valen una pasta y sientan fatal. Ni uno solo voy a dejar vivo.

¿Es o no es para espantar a cualquier tripadre?

¿Es o no es para espantar a cualquier tripadre?

2. Voy a mandar el sacaleches al lugar del que nunca debió salir: el trastero y podré olvidarme del ordeñamiento por siempre jamás. Amigo Medela, hasta más ver.

3. Deshacerme de los discos de lactancia. En esas primeras semanas, cuando “a demanda” significa “a todas horas del día y de la noche” y te pasas la vida en un streaptease permanente, los pierdo por todas partes. Luego aparecen en los lugares más inverosímiles. Bajo el edredón, en el baño, debajo del sofá… No me preguntéis cómo lo hago pero hasta La Rubia aparece de vez en cuando con alguno en la mano: “Mami, toma tu circulito”. También los echaría a la hoguera, pero me da a mí que estos artilugios los carga el diablo y parecen altamente inflamables así que me tendré que conformar con tirarlos a la basura.

4. La Rubia va a estar feliz, porque por fin podrá darle un bibi a su hermano. Desde que nació estaba deseando colaborar en la alimentación de mini-wini y como veía que la opción era teta o teta pues decidió posicionarse a mi vera en cada toma y estrujarme la delantera “para que salga más lechecita”.

5. Podré volver a ponerme vestidos. Entre embarazo, lactancia y cambios de estaciones hace casi dos años que no me los pongo así que va a ser casi como estrenarlos. Dar el pecho limita mucho el vestuario. Los vestidos están vetados a no ser que quieras montar el espectáculo allá por donde vayas. Será una novedad abrir el armario y ponerme lo que me apetezca sin pensar si voy a enseñarlo todo cual Sabrina en Nochevieja.

6. Dejaré de desayunar como si no hubiera un mañana así que ya no tengo excusa para no ponerme a régimen. En realidad esto no es muy positivo, más bien es un perezón pero hay que intentarlo que en un periquete estamos luciendo cuerpos en la pisci de la urba.

7. Voy a ir a la pelu. Ya sé que se llevan las mechas degradadas, pero la verdad, no es mi estilo. Por fin podré tirarme 4 horas con el pelo empapelado y hacerme un brushing de 25 minutos mientras me empapo de cultura social con los “Holas” de los últimos 6 meses. Deseandito estoy.

Por mucho que a Drew le queden bien, yo no me veo

Por mucho que a Drew le queden bien, yo no me veo

8. Me voy a tomar un GinTonic de los que hacen afición. No me conformaré con cualquier cosa. Mínimo tónica Fever Tree, con cáscara de limón en una perfecta espiral y en copa de balón. De esos de los que te pegan un sablazo de 14 euros. Digo uno, porque después de meses de abstinencia me puedo poner muy tonta así que mejor vayamos poco a poco.

9. Me iré de cena con Tripadre. Dejaré a los niños con María Poppins después de no sé cuantos meses y disfrutaremos de una cena de dos que no sea de Gosushing en nuestro acogedor salón. Este punto se puede disfrutar previamente al número 8, haciendo una excepción a lo del régimen porque yo lo valgo.

10. Y por último, lo más importante de todo. Volveré a estar estupenda y encontrarme fenomenal para poder levantarme 8 veces por la noche, pasear a mini-wini, estrenar con El Mayor sus nuevas botas de fútbol y montar en bici con La Rubia. En definitiva, disfrutar de mi Trifamily al 100%.

Si os gustan las historias de Trimadre, dadle al botón de “Seguir” y recibiréis notificaciones de las entradas nuevas por e-mail. Y dejadme por aquí vuestros comentarios ¡me encanta leerlos!

Anuncios

11 comentarios to “Diez cosas positivas de la Operación Biberón”

  1. makeglez febrero 11, 2013 a 12:17 am #

    Ánimo y enhorabuena por las 10 cosas positivas para el punto 8 y 9 de puedes buscar ideas en mi blog suerteee

    • trimadre febrero 11, 2013 a 12:19 pm #

      Claro!! Ya tengo un par de sitios fichados!

  2. Leo febrero 11, 2013 a 10:36 am #

    Que bueno Ana, pensare en mis diez cosas positivas dentro de poco…aunque comparto casi todas contigo. Que bien escribes! Besitos. Leo

    • trimadre febrero 11, 2013 a 12:22 pm #

      Claro q sí Leo, y si se te ocurren más me cuentas. Mientras tanto… a disfrutarlo q pasa volando!! Besos

  3. Marian febrero 11, 2013 a 8:28 pm #

    Animo campeona que ya lo tienes hecho!!

    • trimadre febrero 11, 2013 a 8:33 pm #

      Gracias churri!!!! Besazos para mi Noita!

  4. Marta febrero 11, 2013 a 8:38 pm #

    Para mi ha sido lo mejor del mundo…como te entiendo! El día que deje definitivamente de darle llore y llore…pero hay que disfrutar cada etapa! Que bueno el post!

    • trimadre febrero 11, 2013 a 8:39 pm #

      Muchas gracias! Qué bien que te haya gustado!!

  5. Rebeca febrero 11, 2013 a 9:26 pm #

    Que razón tienes,ese sentimiento es lo más maravilloso del mundo,espero algún día volver a vivirlo…y a disfrutar de esas 10 ventajas!!!

    • trimadre febrero 11, 2013 a 9:29 pm #

      Seguro que sí guapa!!! Mientras a disfrutar… Muchos besos

  6. Amerikina febrero 14, 2013 a 4:59 pm #

    Te acabo de leer y seguro que te resultará todo un duelo pero … y lo bien que vas a estar para poder disfrutar de los tuyos y de los GinTonics!!! Aúpa pensamientos positivos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Three Girls One Beard

Three Girls One Beard

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

mamasenapurosblog

El blog para las mamás como tú

desmadreando

Just another WordPress.com site

Blog de una Mama Diseñadora

Impresiones de una mamá y diseñadora full time

Educando al Bicho

El blog de un bicho que es madre o de una madre que es un bicho, según se vea

Remorada y el Sr. Torres

Historias ilustradas de una limeña y un catalán que comparten morada en Barcelona.

Había una Pez

¡Con lo que yo era! Trucos&Consejos contados con humor: para mamás y bebés... venga, para papás también!

Entremadres

Un espacio para madres como tú

LA MAMÁ ROBINSON

Blog de mamá Robinson

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

El sofa amarillo

diseñamos momentos

vaninasblog

En el lio de ser madre.

boticaria garcia

De salud, nutrición y otras pócimas

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

Con botas de agua

En busca del lado creativo de la vida

La niña sin nombre

Aventuras de la niña sin nombre en su globo volador y su malamadre

A %d blogueros les gusta esto: