Las tardes invernales

4 Feb

Si le dieras a elegir a una madre entre una tarde de invierno encerrada con sus hijos entre las cuatro paredes de su hogar o que le depilen las piernas con pinzas a 20 km del domicilio familiar, me apostaría el DVD del coche a que se quedaría con la segunda opción. Al menos un día a la semana.

El invierno es muy duro. Y muy largo.

Todo comienza un día a finales de octubre o principios de noviembre al subir del parque. Ese día de pronto reparo en mis propios hijos. No es algo que haga habitualmente porque normalmente voy como las locas y la vida no me da para los pequeños detalles. Pero ese día observo el tono amoratado de sus labios, el barro que les llega a las rodillas y caigo en la cuenta de que nos hemos pasado 45 minutos buscando la pelota porque no se veía un burro a tres pasos de lo de noche que era. Entonces tomas la dolorosa decisión: mañana nos quedamos en casa. En esta determinación también influye la dudosa calidad de la salud de la Trifamily que ya os comenté aquí.

Al principio, todo son buenos propósitos y grandes ideas para amenizar las tardes de los retoños sin que acaben con la cabeza cuadrada de tanta tele. Visualizas a la Trifamily como en esas estampas antiguas… La chimenea encendida, la madre tejiendo, el papá leyendo el periódico, la niña ojeando un cuento, el niño jugando con los bloques… Sólo 3 piezas, no necesita más para entretenerse el angelito. No caes en la cuenta de que vosotros no tenéis chimenea, tú no has cosido en tu vida, el Tripadre hasta las 9 no llega a casa, La Rubia no sabe leer aunque ella crea que sí y El Mayor con 3 bloques no tiene ni pa’ empezar… Por supuesto también te olvidas de que la banda sonora de tu hogar no es precisamente el chisporroteo del fuego sino un bebé de 3 meses berreando a partir de las 7 pm.

Esto es lo que ella cree que va a pasar...

Esto es lo que ella cree que va a pasar…

Pero como estás en tu parra y nadie te saca de tu error, haces una visita a los chinos para equiparte con el material necesario para llenar de creatividad y jolgorio vuestras tardes invernales. Sacas a la “trendy mummy” que llevas dentro y organizas algunas actividades para sobrellevar los gélidos meses que se avecinan, como por ejemplo:

Craft and handmade: No, no es una marca de mayonesa, es lo que toda la vida se ha llamado hacer manualidades pero que queda mucho más fashion así. Para esta actividad nos vale casi cualquier cosa que tengamos por casa aunque un must serían la plastilina, tijeras, pegamento y el “Hola” de hace 4 meses. Tiempo de preparación: 5 minutos. Tiempo de entretenimiento infantil: 10 minutos. Nivel de Riesgo: Medio.

Arts: Tenemos el nivel básico, se saca un folio y las pinturas y ala, a pintar. Pero una súper-madre se ve en la necesidad de pasar al nivel Avanzado allá por diciembre. Se requieren acuarelas, témperas y pintura de dedos a discreción. Tiempo de preparación: 30 minutos. Tengamos en cuenta que hay que proteger a los niños y su entorno de los posibles daños colaterales. Tiempo de entretenimiento infantil: 25 minutos máximo. Nivel de riesgo: Elevado.

Bakery: Repostería variada. Una verdadera mamá trendy pasaría la tarde horneando cupcakes con sus retoños todos con los mismos delantales a juego. Por desgracia, yo me he quedado en el bizcocho y las magdalenas de la Thermomix, pero para pasar la tarde voy sobrada. Tiempo de preparación: 20 minutos. Tiempo de entretenimiento infantil: 20 minutos, no “solapables” al tiempo de preparación (vamos, que son los mismos). El tiempo de cocción tampoco cuenta, ya que por alguna extraña razón, a los niños no les divierte mirar la puerta del horno durante 30 minutos. Nivel de riesgo: Medio. Para la Trimadre en cambio el riesgo es elevado por las calorías que irremediablemente van asociadas a la bollería casera.

Esto también es lo que ella cree que va a pasar...

Esto también es lo que ella cree que va a pasar…

Toys&Games: ¡A sacar los juguetes!. Es la actividad por excelencia que alcanza sus mayores cotas de éxito tras la llegada de S.S. M.M. Los Reyes Magos. Tiempo de preparación: 0 minutos. Tiempo de entretenimiento infantil: Variable de 2 minutos a 1 hora. Depende del déficit de atención de los churumbeles. Nivel de riesgo: También variable. Depende de si sacamos el juego de La Oca o todos los Playmobil. El Mayor suele preferir esto último, igual que La Rubia, que nunca tiene suficiente con una muñeca, es mucho mejor idea hacer un “cole de bebés” con todos los que tenemos.

Como podéis observar ninguna de las actividades aquí expuestas, en el escenario más optimista, excede los 60 minutos. Teniendo en cuenta que a las 6 de la tarde los niños están en casa, merendados y preparados para empezar, nos queda mucho hueco que rellenar hasta la ansiada hora del baño. Ansiada no porque en casa de la Trifamily este momento sea como un anuncio de Johnson’s Baby, si no porque estás más cerca de meterles en el sobre. Combinar actividades en una misma tarde no es recomendable ya que he comprobado que el nivel de riesgo se multiplica por 5. ¿Qué hacer entonces? Normalmente no hace falta hacer nada, mis vástagos se encargan de entretenerme ellos a mí con peleas fraternales, destrozos varios, conseguir que recojan todo lo desplegado y un largo etcétera. Así la Trimadre llega atacada, estresada y casi siempre cabreada a las 7:30 con unas ganas terribles de meterles bajo el agua no sé si para bañarles o para ahogarles.

Hay días en los que la “trendy mummy” que llevo dentro no tiene ganas de y sucumbe a los encantos hipnotizadores de Disney y Dora la Exploradora. Para no sentirme mala madre se los pongo en inglés pero ni por esas me libro de lidiar con las fieras…

El Mayor: “Yo quiero ver los Gormiti”
La Rubia: “Yo quiero la casa de Mickey”
El Mayor: “¡No! Eso lo vimos ayer. Hoy elijo yo”
La Rubia: “¡Mamiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”

Pero esto, queridos amigos, da para otro post. Continuará…

Si os gustan las historias de Trimadre, dadle al botón de “Seguir” y recibiréis notificaciones de las entradas nuevas por e-mail. Y dejadme por aquí vuestros comentarios ¡me encanta leerlos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Three Girls One Beard

Three Girls One Beard

Diario de Algo Especial

Día a día de las Genovevas

mamasenapurosblog

El blog para las mamás como tú

desmadreando

Just another WordPress.com site

Blog de una Mama Diseñadora

Impresiones de una mamá y diseñadora full time

Educando al Bicho

El blog de un bicho que es madre o de una madre que es un bicho, según se vea

Remorada y el Sr. Torres

Historias ilustradas de una limeña y un catalán que comparten morada en Barcelona.

Había una Pez

¡Con lo que yo era! Trucos&Consejos contados con humor: para mamás y bebés... venga, para papás también!

Entremadres

Un espacio para madres como tú

LA MAMÁ ROBINSON

Blog de mamá Robinson

muymolon

las cosas que le gustan a mr wonderful

El sofa amarillo

diseñamos momentos

vaninasblog

En el lio de ser madre.

boticaria garcia

De salud, nutrición y otras pócimas

Peineta, pintxos y mi monillo

El blog loco de una madre desquiciada

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

Con botas de agua

En busca del lado creativo de la vida

La niña sin nombre

Aventuras de la niña sin nombre en su globo volador y su malamadre

A %d blogueros les gusta esto: